autoestima

Inicio » autoestima

¿Cómo afecta la valoración de los demás en nuestra autoestima? Cuento de Jorge Bucay

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

prdm_to41154-006-2

Os dejo el enlace a esta maravilloso cuento de Jorge Bucay sobre la autoestima, si os apetece hacer un comentario podéis hacerlo más abajo o si os gusta darle a me gusta. Gracias.

“El verdadero valor del anillo”

https://www.youtube.com/watch?v=eLvQ4a60Ddw

AÑO NUEVO VIDA NUEVA

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

spring-road

AÑO NUEVO VIDA NUEVA

Es muy común a comienzo de año hacerse propósitos para cambiar ciertos aspectos de nosotros mismos o de nuestro entorno con los que no estamos satisfechos.

Algunos ejemplos son: dejar de fumar, hacer dieta, ir al gimnasio, dedicarnos más tiempo a nosotros mismos, hacer cambios en nuestra vida familiar (solucionar nuestros problemas de pareja, separarnos, buscar pareja, apuntar a nuestros hijos a clases particulares, etc…)

Es saludable reflexionar cada cierto tiempo y realizar un análisis de las diferentes parcelas de nuestra vida para comprobar si estamos a gusto en cada una de ellas o existen dificultades que nos hacen sentir malestar.

De este análisis en profundidad vamos a obtener una relación de las cosas que queremos cambiar para sentirnos mejor.

En principio parece que hacerse propósitos a comienzo de año solo tiene ventajas… pero hay que tener cuidado porque si no realizamos el proceso de manera adecuada podemos conseguir todo lo contrario.

Una vez detectados los objetivos que queremos conseguir es fundamental concretar y detallar lo más posible. No vale proponernos un objetivo demasiado general por ejemplo “ir al gimnasio” sino concretar este objetivo “voy a ir al gimnasio tal, martes y jueves de 5 a 7”, por ejemplo. Si nos proponemos objetivos generales, vagos y difusos más pronto que tarde abandonaremos nuestro propósito. Sin embargo si concreto que días y a qué horas voy a ir teniendo en cuenta el resto de actividades que tengo (cuadrando las actividades) es más fácil que cumpla mi propósito.

Por otra parte si tenemos un objetivo muy ambicioso y difícil por ejemplo “dejar de fumar” nos va a costar más si intentamos conseguirlo de un día para otro. Será mucho más fácil descomponer el objetivo en pequeños “objetivitos” (como ir subiendo escalones). En el ejemplo del tabaco es más fácil dejar de fumar disminuyendo el número de cigarrillos de manera gradual.

Existen dos aspectos que si no se tienen en cuenta nuestros propósitos van a fracasar irremediablemente.

Los objetivos deben ser realistas, tener en cuenta nuestras capacidades y circunstancias: si quiero convertirme en la estrella del ballet nacional con 20 años y sin haber dado una clase de ballet en toda mi vida va a ser complicado  o si quiero pasar más tiempo con mis hijos entre semana pero tengo dos trabajos y llego a casa a las 11 de la noche va a resultar muy difícil. En este último caso podría redefinir mi objetivo y decidir que los fines de semana voy a dedicar dos horas cada día a jugar con mis hijos, por ejemplo. En el caso del ballet a lo mejor mi objetivo real era hacer ejercicio pero con una actividad amena y distraída, puedo considerar realizar baile de salón (ejercicio ameno) que no requiere una exigencia tan grande con respecto a capacidades físicas.

La motivación es imprescindible, sin motivación no se puede conseguir nada aunque te den todas las facilidades y ayudas posibles. Habría que preguntarse ¿realmente quiero cambiar?, ¿me supone más ventajas que inconvenientes?, ¿estoy dispuesto a aceptar las consecuencias colaterales que me pueda acarrear el cambio?. Si tenemos motivación ya tenemos una gran parte del camino andado para la consecución de nuestros propósitos pero no todo. Para hacer cambios en nuestra vida se requiere esfuerzo, si yo no cambio la situación no cambia.

Teniendo en cuenta y controlando los aspectos abordados vamos a evitar empezar el año ilusionados con propósitos que con el tiempo va a ir desinflándose y llevándonos a sensación de fracaso y sentimientos de frustración e ira con la consecuente afectación de nuestra autoestima.

Si a pesar de todo nuestro esfuerzo no lo conseguimos esto no quiere decir que seamos unos “fracasados” sino que hay veces en que existen otras circunstancias externas a nosotros que no podemos controlar porque no está en nuestro poder. Lo hemos intentado y estamos más cerca de conseguirlo en un futuro cuando las circunstancias mejoren.

El camino nunca fue en balde.

Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo. Albert Einstein

en Psicología por Vanessa Yamuza 7 Comentarios

La primera entrada de mi blog la quiero dedicar a reflexionar sobre la frase de cabecera que he escogido para el mismo “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”

Me encanta esta frase porque refleja una circunstancia que se da con mucha frecuencia en la sociedad. Ante un determinado problema hay personas que repiten una y otra vez el mismo procedimiento para resolverlo consiguiendo nulos resultados. Puede que lo que hacían antes ahora ya no sirva porque las circunstancias externas han cambiado o puede que simplemente no sea la forma adecuada de solucionarlo. Sea lo que sea está evidenciado que la persona no ha hecho un análisis del problema para descubrir que está ocurriendo.

El hecho de fracasar de manera reiterada nos hace empezar a cuestionarnos a nosotros mismos “soy torpe”, “no sirvo para nada”… Nos etiquetamos de manera negativa, baja nuestra autoestima y esto nos hace ser menos eficaces. Se entra en un círculo vicioso que nos lleva a la inactividad “para que voy a hacer algo si no voy a lograr nada”. Entonces aparece la fase de queja “que mala suerte tengo”.

HAY QUE CORTAR CON ESTE CÍRCULO DE PENSAMIENTOS

Si lo que he hecho hasta ahora no funciona ¿para qué seguir haciendo lo mismo? Unas veces por cabezonería y otras hay que reconocer por comodidad. Nos hemos acomodado a actuar así y no queremos cambiar porque el cambio cuesta. Es más fácil quejarse. Cambiar supone un gran esfuerzo porque se tiene que desaprender lo aprendido a través de muchos años.

Aquí os dejo los pasos a grandes rasgos de la solución de problemas:

– Reconocer que el problema existe

– Definición del problema

– Generación de soluciones alternativas

– Selección de la mejor solución

– Puesta en práctica

– Evaluación del resultado

Desde mi punto de vista todas las personas tienen el poder para cambiar solo necesitan la ayuda adecuada.

Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información.