Blog - Página 5 de 28 - Atenea Psicología

Inicio » Blog

¿Qué es el trastorno de angustia?

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

panico

En los tiempos que vivimos hay muchas personas que sufren este trastorno a diario y no saben lo que les está ocurriendo. Puede ser que lleven muchos meses e incluso años padeciéndolo o hayan pasado pocos días desde su inicio. Lo importante es que sepan identificar que están sufriendo ataques de pánico y tengan claro que para salir de ello van a necesitar ayuda psicológica.

¿Cómo se inician los ataques de pánico?

El primer ataque de pánico suele producirse de manera inesperada y sin una causa aparente que lo justifique aunque posteriormente cuando los psicólogos sondeamos en las situaciones anteriores al ataque solemos encontrar periodos de estrés laboral, familiar, enfermedades en el entorno cercano, accidentes, etc. Pero no existe una relación directa a simple vista con su causa.

En este primer ataque la persona de manera brusca percibe síntomas físicos como palpitaciones intensas, aceleración del ritmo cardíaco, sensaciones de mareo, inestabilidad o visión alterada, acaloramiento, sensación de falta de aire…

Evolutivamente estos síntomas están asociados a amenaza o peligro porque cuando nuestros antepasados estaban en el campo y se topaban con un animal peligroso tenían que luchar o huir de manera que estos cambios en su organismo le ayudaban a sobrevivir.

En la actualidad no estamos expuestos a estas amenazas por lo que si tenemos estos síntomas sin una amenaza visible interpretamos que nuestro organismo no esta funcionando bien y nos va a pasar algo grave. Si hubiera una amenaza visible como una situación de peligro real: un accidente de coche, un incendio, un atraco, interpretaríamos estos cambios físicos como un estado normal de nerviosismo ante un peligro real. Ante los mismos síntomas fisiológicos nuestra interpretación de la causa hará que en un caso desarrollemos un ataque de pánico “algo va mal en mi cuerpo” y en el otro caso no “estoy nervioso por el accidente”.

Todo esto demuestra el papel central de las interpretaciones que hacemos de las sensaciones físicas, en los ataques de pánico.

¿Cómo se mantiene el trastorno?

Una vez sufrido el primer episodio la persona le coge miedo a esas sensaciones corporales porque piensa que le va a dar un ataque al corazón, se va a desmayar o se va a morir. Entonces empieza a estar hipervigilante a cualquier cambio en sus sensaciones físicas lo que aumenta la probabilidad de que se de cuenta de cambios mínimos que interpreta como signos de que le va a dar algo, con lo cual aumenta el miedo, que aumenta a su vez los síntomas físicos y de esta manera las interpretaciones catastróficas. De esta forma se crea un círculo vicioso en el que existen muchas posibilidades de sufrir un nuevo ataque de pánico.

Por otra parte empezamos a evitar los lugares o situaciones en las experimentamos el primer ataque de pánico porque tenemos miedo a que en ese lugar o en esa situación nos vuelva a repetir. En un primer momento sentimos alivio porque pensamos que estamos solucionando el problema (“no me da el ataque”) pero a largo plazo la evitación lo perpetúa ya que si no afrontamos estas situaciones no confirmamos que nuestras ideas catastróficas no ocurren con lo cual empezamos a evitar situaciones parecidas. Cada vez vamos evitando más situaciones. Si no paramos esto a tiempo puede llegar un momento en que no podamos ir a trabajar o estudiar, salir de casa, alterándose de una manera muy significativa nuestra vida.

A veces hay formas muy sutiles de evitar situaciones. Nos exponemos pero vamos acompañados, llevamos una pastilla o una botella de agua, nos ponemos cerca de la salida o investigamos donde está el centro de salud más cercano por si hubiera una urgencia. Aunque estas conductas de seguridad pueden ayudarnos al principio de las exposiciones no es conveniente utilizarlas mucho porque refuerzan nuestra idea de peligro y a la larga pueden provocar el mantenimiento del problema e incluso empeorarlo.

¿Cuáles son las bases del tratamiento psicológico?

Como requisito previo hay que descartar cualquier problema biológico, normalmente las personas que llegan a consulta han estado varias veces en urgencias, les han hecho pruebas comprobando que no hay ninguna causa orgánica. La mayoría de los pacientes están tomando ansiolíticos.

A parte de otros aspectos importantes, hay que abordar de manera central:

– Los pensamientos catastrofistas acerca de las sensaciones corporales.

– La evitación de lugares o situaciones que se han asociado a los ataques de pánico.

¿Qué estrategias se utilizan?

Mediante reestructuración cognitiva, exposición interoceptiva y exposiciones graduadas además de técnicas de relajación y distracción.

Según recientes revisiones el tratamiento cognitivo conductual del trastorno de pánico es uno de los más eficaces. En Atenea Psicología atendemos a personas con este problema con buenos resultados.

Pide cita previa en el 957630982 o 617159018. Recuerda que te damos cita en menos de 24 horas. Somos Centro Sanitario Autorizado por la Junta de Andalucía.

5 consejos para parejas en San Valentín

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

san-valentin-ofertas

Cuando se acercan estos días muchas parejas experimentan cierto malestar o decaimiento porque parece que en San Valentín todas las parejas tienen que estar muy enamoradas, hacer cosas románticas o recibir grandes regalos…

¿Qué pasa si no tenemos ese sentimiento tan intenso o esa actitud?, ¿y si no podemos permitirnos hacer un regalo o tener un detalle con nuestra pareja? Hay personas que ante esta situación se hunden, se les generan sentimientos de tristeza o frustración. En estos días se hace más evidente, o atendemos más que el resto del año a los problemas que tenemos con nuestra pareja.

Dejando un lado el tema comercial de esta festividad es bueno hacer una pequeña reflexión de cómo va nuestra relación de pareja y plantearnos tomar medidas para alcanzar el bienestar que no sabemos de qué manera hemos perdido.

La rutina apacigua ese “enamoramiento”, desinfla esa emoción tan intensa del principio pero esto no quiere decir que hayamos dejado de querer a esa persona. Hay que mantener “vivo el amor”.

1. Favorece la comunicación.

Habla mucho con tu pareja, saber cómo le ha ido el día, conocer sus preocupaciones, esto nos une a ella. Busca el momento adecuado para expresar lo que nos molesta de su comportamiento, es mejor hacerlo cuando estamos tranquilos. Además hay que evitar “guardarnos cosas” porque llega un punto en que soltamos todas nuestras quejas de una manera no adecuada aunque tengamos razón. La falta de comunicación está en la base de todos los conflictos de pareja y fomenta los malos entendidos. Hay que encontrar espacios de comunicación.

2. Evita leer el pensamiento.

Nuestras interpretaciones de lo que la persona piensa, siente o sus actitudes con nosotros en muchas ocasiones están equivocadas. Pregunta, pide aclaraciones del porqué de su comportamiento pero no actúes como un “adivino” porque seguro te equivocarás, además de sufrir de manera anticipada por algo que puede que no sea real.

3. Comparte tiempo juntos.

Cuando comenzamos nuestra relación de pareja compartimos mucho tiempo juntos realizando actividades satisfactorias para los dos pero poco a poco la rutina va haciendo que dejemos de compartir tiempo de ocio e incluso llegue un momento en que sólo tengan cabida en nuestra vida las obligaciones laborales y familiares. ¿La vida en pareja donde queda?. Hacer planes juntos puede ser una buena estrategia, retomar actividades que habéis dejado de hacer o realizar actividades nuevas…

4. Atiende a las cosas positivas.

Hay que hablar sobre lo que nos molesta pero también es fundamental empezar a centrarnos en atender y ver lo positivo de la persona con la que compartimos la vida y más importante aún hacérselo saber. Con la convivencia dejamos de “reforzar” a nuestro amado. Dejamos de piropear, decir lo que nos gusta de él/ella, parece que ya no es necesario comunicárselo, ¡si ya lo sabe!… Esto es un error, estamos perdiéndonos momentos agradables; ¿a quién no le gusta que le regalen el oído? Además con el refuerzo hacemos que ese comportamiento se repita una y otra vez.

5. Soluciona las discrepancias de manera consensuada.

Ante un problema, no centrarse en las emociones de enfado, rabia o ira sino en las soluciones. Buscar alternativas que satisfagan a ambos.

Si no lográis poneros de acuerdo acudid a un profesional. En Atenea Psicología realizamos Terapia de Pareja con buenos resultados. Si quieres conocer más del trabajo que hacemos pincha aqui  y no dudes en ponerte en contacto con nosotros para pedir cita previa en el 957630982 o 617159018. Recuerda que te damos cita en menos de 24 horas. Somos Centro Sanitario Autorizado por la Junta de Andalucía con NICA: 42242.

El acoso laboral

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

Stress im Job

Esta semana en Radio Posadas hablamos sobre el acoso laboral y que trastornos psicológicos puede conllevar. Si quieres escuchar el programa pulsa aquí

Atenea Psicología en Cadena Ser Córdoba

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

Hoy 5 de Enero hemos estado en la Tertulia de Psicología de la Cadena Ser de Córdoba. Hemos hablado sobre las relaciones familiares en Navidad aportando algunas estrategias para afrontar las reuniones familiares. Si quieres escucharlo pincha aquí

DSCF9135

 

Página 5 de 28« Primero...34567...1020...Último »

Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información.