Blog - Página 2 de 28 - Atenea Psicología

Inicio » Blog

Como afrontar una separación teniendo hijos.

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

separacion-de-pareja-saugella

Os dejamos nuestro último programa en Radio Posadas. Os damos pautas para afrontar el proceso de separación y encontrar la mejor manera de comunicarlo a lo hijos. Si quieres escuchar el programa pincha aquí 

5 consejos para la vuelta al cole

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

 

18916-galletas-con-letras-para-la-vuelta-al-cole-receta-para-ninos

Después de varios meses en los que los menores han disfrutado de unas merecidas vacaciones llega el momento de volver a las rutinas habituales: ir al cole, hacer las tareas, estudiar… En los meses de verano los padres suelen relajar los hábitos adquiridos durante el curso y se suele ser más permisivo con las actividades, horarios e incluso en la aplicación de las normas.

La vuelta a la rutina puede resultar complicada aunque siguiendo algunas pautas puede ser más fácil de lo que imaginamos.

  1. Cualquier cambio necesita un periodo de adaptación.

Es muy importante empezar a modificar las rutinas a finales de agosto y primeros días de septiembre para que cuando llegue el primer día de colegio el menor acuda en las mejores condiciones físicas y mentales.

  1. Cambiar la hora de levantarse y acostarse de manera paulatina.

Si durante el verano los niños estaban acostándose y levantándose tarde hay que empezar a cambiar estos hábitos y cada día ir recortando minutos de manera que cuando llegue el día antes de empezar con las clases los menores se hayan acostumbrado a acostarse temprano y levantarse temprano para dormir las horas necesarias y poder rendir al máximo en clase.

  1. Incorporar actividades que faciliten la concentración y atención.

Es normal que si los menores han sacado buenas notas no hayan vuelto a realizar ninguna actividad de repaso durante el verano. Además se ha incrementado el número de actividades lúdicas y gratificantes para ellos que no les requieren esfuerzo y con las que se divierten. Es el momento de ir introduciendo algunas actividades que requieran utilizar la atención y concentración, sin eliminar totalmente las lúdicas. Se puede fomentar la lectura, pequeños repasos de alguna asignatura del curso anterior, hacer algunos ejercicios o fichas que les hagan volver a entrenar las habilidades que han dejado un poco apartadas durante el verano. Estas actividades hacen que el niño se vaya acostumbrando nuevamente al trabajo intelectual.

  1. Motivar.

Es una tarea muy importante que deben realizar los padres, hay que transmitir al niño la ilusión por comenzar un nuevo curso. Enfocar la vuelta al cole como algo positivo y no como un castigo, enfatizar los aspectos positivos: volverá a ver a sus amigos, puede conocer a otros niños, estrenará nuevos materiales, pasará al cole de mayores, etc. Sería bueno involucrarlo en la preparación de lo que necesita, que venga con nosotros en las compras o colabore con nosotros en preparar y poner a punto los materiales que nos puedan servir del curso anterior.

  1. Planificar el curso académico.

Si el curso anterior ha tenido un horario de tareas y estudio que ha funcionado mantenerlo o hacer las modificaciones oportunas si pasa a otra etapa o este año tiene nuevas actividades extraescolares. Si no ha tenido este hábito hay que empezar a incorporarlo. Lo importante es que todos los días haya un tiempo de tareas y estudio a primera hora de la tarde antes del tiempo libre. De esta manera le damos importancia a su deber que con sus años es estudiar. Además creamos un hábito que le será muy útil cuando vaya progresando en los estudios.

¿Qué hacer ante una ruptura de pareja?

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario

 

ruptura-de-pareja

Cuando una pareja rompe el vínculo que los une puede ser por diversos motivos: se apagó el amor, hay terceras personas, los dos o uno ha cambiado y ya no se comparten los mismos objetivos en la vida…

Es muy importante saber quién ha tomado la decisión, si ha sido tomada de mutuo acuerdo o un miembro de la pareja es el que ha dado el paso.

Este proceso va a requerir de un periodo de adaptación a la nueva situación. En contra de lo que se podría pensar, la persona que “deja” también lo pasa mal, es muy difícil aceptar, tomar la decisión de romper y dar el paso, más tras un largo periodo de convivencia o cuando hay hijos. No obstante la persona que es “dejada” lo pasa peor porque tiene que aceptar algo que en un principio no quiere.

¿Cómo puede afrontar mejor la ruptura la persona que no ha tomado la decisión de separarse?

– Aceptar la nueva situación

En los primeros momentos suele haber cierta incredulidad, pensar que esto no me está pasando, que no es real, que puede solucionarse. Estos pensamientos hacen que la persona pida una oportunidad, intente cambiar o busque un profesional que pueda ayudar a la pareja a reconducir la situación.

Ante una decisión firme actuar de esta manera provoca el efecto contrario al que se buscaba, si perseguíamos un acercamiento logramos distanciamiento.

Una vez que somos conscientes de que la decisión tomada por nuestra pareja no tiene vuelta atrás lo más beneficioso es aceptar. Este proceso va a requerir tiempo y es algo muy personal, algunas personas tardan pocos meses y otras lo aceptan cuando han pasado años o no lo llegan a aceptar nunca y se quedan estancadas.

Hay cosas que no está en nuestras manos cambiarlas y lo más sano es aceptarlas y seguir adelante con la vida.

– Expresar y aceptar lo que sentimos

Hay que expresar todos esos sentimientos que tenemos en nuestro interior, sacarlos fuera, exteriorizarlos pero de una manera adecuada no dejándonos llevar por las emociones o por impulsos porque podemos hacer cosas de las que más tarde nos arrepentiremos.

Buscar un buen amigo o un profesional para “desahogarnos” ya que la gente en general no está abierta a escuchar problemas.

No hay que abandonarse al dolor pero tampoco reprimir esos sentimientos queriendo no sentir tristeza cuando lo normal después de una ruptura es sentirla.

– Enfocarnos en la vida

Se ha de evitar centrarse en lo que nos ha ocurrido, en saber qué hace nuestro ex, con quien se relaciona, etc. Aunque en los primeros momentos es difícil, poco a poco ir dirigiendo nuestra atención al resto de las cosas que nos rodean. La vida es maravillosa y hay personas y experiencias por compartir, la vida no se acaba en esa persona. Aunque puede parecer duro “nadie necesita a nadie para vivir”.

– Mimarnos

Ahora es buen momento para hacer actividades que realmente nos gustan o quedar con esa gente que realmente vale la pena. También podemos darnos algún capricho…Hacer cosas que nos provoquen bienestar.

Si pudiéramos resumir todo lo dicho en pocas palabras sería: aceptar, expresar y seguir con la vida . 

 

 

 

¿Qué hace que unos padres den el paso de acudir a un Psicólogo Infantil?

en Psicología por Vanessa Yamuza 1 Comentario

05-psicologia-logo

Lo más normal es que la petición de ayuda externa se realice tras un tiempo bastante extenso en el que los progenitores por ellos mismos han intentado solucionar el problema una y otra vez sin conseguirlo llegando incluso a empeorarlo en algunas ocasiones.

Por otra parte suele haber en la petición de ayuda un factor precipitante, una última situación que desencadena la conciencia de que esto se les ha ido de las manos, perciben que ya no tienen control sobre la situación.

Llegados a este punto sería lógico pensar que la mayoría de padres o madres buscarían ayuda profesional, igual que cuando estamos enfermos vamos al médico o cuando tenemos caries vamos al dentista. Sin embargo esto no ocurre de manera tan directa.

¿Por qué?, ¿Qué mecanismo hace que cuando se trata de aspectos mentales o de comportamiento tengamos tantas reticencias a pedir ayuda para nuestros hijos?

El aspecto clave sería si consideramos que los “culpables” de esta situación somos nosotros o es nuestro hijo.

Si pensamos que es nuestro hijo el causante del problema y que deberá modificar determinados aspectos, vamos a tener más facilidad para pedir ayuda. Por el contrario si pensamos que somos nosotros los causantes del problema, por acción u omisión, vamos a tener más dificultad para pedir ayuda.

¿Por qué ocurre esto?

Una de las razones de peso son las ideas que tenemos acerca de nuestro rol como padres o de cómo ser “buenos” padres.

Entonces nos encontramos con que damos muchas vueltas para solicitar ayuda porque pensamos que el profesional va a cuestionarnos como padres, nos va a juzgar y nuestra autoestima va a quedar resentida.

En contra de lo que mucha gente puede pensar, en terapia esto no ocurre.

El Psicólogo no va a dedicarse a juzgarte, sino que te va a orientar sobre cómo hacer las cosas de manera diferente para conseguir resultados diferentes. Para ello evaluará tu manera de educar y relacionarte con tu hijo con la finalidad de detectar: lo que haces bien para que lo mantengas, lo que haces mal para que lo modifiques y además te enseñará herramientas y estrategias que no conocías que son muy útiles en estas situaciones.

El Psicólogo va a ayudarte a resolver ese problema que tienes con tu hijo no va a infravalorarte ni menospreciarte, su objetivo es que soluciones el problema.

Normalmente en todos los conflictos entre padres e hijos hay distintos niveles de responsabilidad por lo que no solamente se trabaja con los padres sino que en muchas ocasiones se trabaja también con los hijos o de manera conjunta.

Página 2 de 2812345...1020...Último »

Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información.