Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo. Albert Einstein

Inicio » Blog » Psicología » Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo. Albert Einstein

La primera entrada de mi blog la quiero dedicar a reflexionar sobre la frase de cabecera que he escogido para el mismo “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”

Me encanta esta frase porque refleja una circunstancia que se da con mucha frecuencia en la sociedad. Ante un determinado problema hay personas que repiten una y otra vez el mismo procedimiento para resolverlo consiguiendo nulos resultados. Puede que lo que hacían antes ahora ya no sirva porque las circunstancias externas han cambiado o puede que simplemente no sea la forma adecuada de solucionarlo. Sea lo que sea está evidenciado que la persona no ha hecho un análisis del problema para descubrir que está ocurriendo.

El hecho de fracasar de manera reiterada nos hace empezar a cuestionarnos a nosotros mismos “soy torpe”, “no sirvo para nada”… Nos etiquetamos de manera negativa, baja nuestra autoestima y esto nos hace ser menos eficaces. Se entra en un círculo vicioso que nos lleva a la inactividad “para que voy a hacer algo si no voy a lograr nada”. Entonces aparece la fase de queja “que mala suerte tengo”.

HAY QUE CORTAR CON ESTE CÍRCULO DE PENSAMIENTOS

Si lo que he hecho hasta ahora no funciona ¿para qué seguir haciendo lo mismo? Unas veces por cabezonería y otras hay que reconocer por comodidad. Nos hemos acomodado a actuar así y no queremos cambiar porque el cambio cuesta. Es más fácil quejarse. Cambiar supone un gran esfuerzo porque se tiene que desaprender lo aprendido a través de muchos años.

Aquí os dejo los pasos a grandes rasgos de la solución de problemas:

- Reconocer que el problema existe

- Definición del problema

- Generación de soluciones alternativas

- Selección de la mejor solución

- Puesta en práctica

- Evaluación del resultado

Desde mi punto de vista todas las personas tienen el poder para cambiar solo necesitan la ayuda adecuada.

en Psicología por Vanessa Yamuza Deja un comentario
Vanessa Yamuza
Acerca de la autora: Vanessa Yamuza

Licenciada en Psicología por la Universidad de Granada. He realizado el Master en Terapia de Conducta de la Fundación UNED. Soy Formadora Ocupacional.

A lo largo de mi trayectoria he realizado multitud de cursos del ámbito psicosocial. Pienso que nunca es tarde para aprender, siempre estoy formándome para poder ofrecer la mayor calidad.

He trabajado como Psicóloga desarrollando diferentes proyectos de atención a la familia. También he trabajado como Educadora Social. Al mismo tiempo he realizado acciones formativas: charlas, talleres, escuela de padres, módulos de FPE.

Soy voluntaria de Cruz Roja, donde desarrollo talleres de orientación laboral para inmigrantes.

Soy miembro del grupo de Trabajo de "Psicointrusismo y defensa para la profesión" de la Delegación de Córdoba del Colegio de Psicólogos.

Cuento con Seguro de Responsabilidad Civil.

Psicóloga colegiada nº AN04834

No hay comentarios

  1. Frank Vargas

    Desde un punto de vista terapeutico, es decir, en los esfuerzos dirigidos a la “correccion” , superacion o “curación” de un trastorno, o malestar, creo que hay que superar la vision tan tradicional en la cultura, de que el terapeuta, el que ayuda a quien “necesita” la ayuda, es alguien que se encuentra más allá de la enfermedad o del malestar que pretende “resolver” en la otra persona, o paciente. Una visión mas honesta e interrelacional debe producirse en la Psicologia y la psicoterapia, no importa cuál fuese su tendencia, o escuela en particular. Nosotros solo podemos “ayudar” a que alguien se ayude a si mismo, encontrandose, descubriendose conscientemente. Yo en particular me siento mejor cuando me hago sentir con transparencia frente al otro, como alguien que esta aprendiendo dia a dia, y que si nos ayudamos, cada uno se beneficiara en la medida en que nos sintamos seres en constante evolución y renovación. En éste sentido, el terapeuta nunca deja de ayudar ayudandose, aprendiendo cuando enseña, es decir a Ser cada vez mejor.

     
    • ateneapsicologia

      Antes de nada agradecerte tu comentario. No se si te he entendido bien, si no es así te pido que me lo digas… creo interpretar de tus palabras que en la terapia, terapeuta y paciente se tienen que ayudar mutuamente. Decirte que no estoy de acuerdo con ello. Mi visión es que la relación debe ser unilateral, es decir, que deben quedar claros los roles de cada componente de la diada: el terapeuta (el técnico que ayuda, guía, apoya, etc.) y el paciente (la persona que es ayudada). No creo que sea bueno que el terapeuta manifieste sus problemas a su paciente ya que a este no le interesan, bastante tiene con intentar resolver los suyos. Por otra parte, qué grado de confianza en la profesionalidad va a tener el paciente si la persona que le va a ayudar se derrumba en plena sesión desahogándose con él. Desde mi punto de vista esto no puede ser. Esto no quiere decir que el terapeuta no tenga problemas (no es perfecto), los tendrá como todo el mundo pero en la sesión debe focalizar toda su atención, capacidad y energía en ofrecer una terapia con garantias de eficacia. Se debe centrar en el paciente. Para desahogarnos ya tenemos a nuestros amigos, familiares. Pero para resolver problemas psicológicos debemos acudir a profesionales que están formados y entrenados para ello y que ofrecen ciertas garantías de que se van a resolver los problemas por los que se acude a ellos. Quiero aclarar dos aspectos: Cuando digo que el paciente es ayudado por el terapeuta no quiero decir que la persona tenga una actitud pasiva y piense que le van a resolver sus problemas sin más. Los milagros no exiten. Es ayudado en el sentido que el terapeuta le hace comprender lo que le pasa, le guía, le hace “verse” a si mismo, le enseña técnicas y herramientas pero es el paciente el que tiene que integrar todo esto y actuar. En esto si estoy de acuerdo contigo. Deberá hacer autorregistros, ejercicios, entrenamientos, de manera que va a ser él el que cambie determinadas cosas. Por otro lado cuando digo que tiene que haber unos roles claros no quiero que se entienda que el terapeuta tiene que ser frio y distante, para nada. Es más, en la terapia se debe crear una alianza terapéutica para que la persona confíe en el profesional y siga el tratamiento. Esta alianza se consigue con cercanía, empatía, cordialidad, autenticidad pero siempre teniendo claro que el terapeuta es el técnico.

      Esta es mi visión de todas formas te agradezco tu intervención. Un saludo.

       
  2. Frank Vargas

    Debo aclararte esto entonces. Gracias por darme la oportunidad de compartir.
    No quería decir que “paciente y terapeuta tienen que ayudarse mutuamente” en el sentido terapéutico, del contexto, claro que no. Me refiero a la oportunidad que como persona en constante desarrollo, que se supone es parte importante de nuestra existencia como Psicólogos, humanistas, nos brinda el momento terapéutico, que no viene siendo otra cosa que un intercambio personal, quierase o no, entre dos seres humanos. Trataba de señalar el nivel de contacto sincero que se trata de lograr con el cliente, no desde la perspectiva omnipotente de mi rol como psicólogo, sino desde una posición menos rígida.
    Para mi si existen los milagros, y no soy religioso, ni cristiano, ni mahometano, me considero un agnóstico en constante aprendizaje académico y espiritual. La psicoterapia no necesita de ellos, no es una práctica religiosa, es un arte!.
    Alguien se quiere unir a esta platica?.

    Saludos

     
  3. ateneapsicologia

    Pienso igual que tú que el Psicólogo está en constante evolución, es humano y va aprendiendo a lo largo de su vida. Con cada paciente siempre se aprende algo nuevo. Comparto contigo que la relación terapéutica debe estar basada en la sinceridad sino no tiene sentido la intervención. Para que se puedan conseguir los objetivos terapéuticos el paciente tiene que tener un entorno de confianza en el que pueda ser libre para expresar sus problemas de manera sincera, este ambiente lo crea el terapéuta. Por su parte este tiene que ser sincero a la hora de decirle al paciente lo que hace bien (para reforzárselo) o mal (para que pueda cambiarlo). Esto último lo puede hacer de manera directa, o de manera indirecta (buscando las palabras adecuadas, el momento adecuado) dependiendo del tipo de persona que tenemos delante. Hay que destacar que la manera más efectiva es que sea la propia persona la que se de cuenta y lo descubra por ella misma.

    Todo esto es necesario y fundamental hacerlo pero creo que no es incompatible con que esté bien definido el rol de cada cual. Se puede ser sincero, cordial, cercano en la relación pero al mismo tiempo saber que el profesional es el especialista y tenemos que confiar en las pautas que nos da ya que detrás de estas pautas hay años de investigación en los que se han comprobado que son eficaces. Quiero aclarar que hay ocasiones en las que las pautas no son aceptadas por el paciente en cuyo caso se tendrá que llegar a acuerdos haciendo pequeñas modificaciones para que la persona las acepte y las ponga en práctica. De nada sirve imponer pautas lo importante es que la persona vaya modificando determinados aspectos. Si hay un rechazo total a las pautas y la persona no acepta nuestras explicaciones de por qué son efectivas lo más sensato es dar por concluida la terapia y derivar a otro profesional.

    Por último decirte que no quería molestar a nadie con la expresión “los milagros no existen”, es una frase hecha, quería expresar que sin la colaboración de la persona el Psicólogo no puede hacer gran cosa. Es imprescindible que la persona sea activa en la terapia.

    Aunque tengamos visiones diferentes coincidimos en lo fundamental nuestro compromiso porque las personas que acuden a nosotros solucionen sus problemas y sean más felices.

    Espero que sigas compartiendo tus comentarios en este blog. Un saludo.

     
  4. Pingback: 86.400 segundos para cambiar tu vida y/o tu negocio para siempre | Blog de Manuel Guillermo Silva

  5. antonio

    Tengo 35 años y opto para las oposiciones de secundaria. Hace tiempo empezé a ir al psicólogo a técnicas de estudio, debido a que toda mi vida he estudiado más horas que nadie y siempre he sacado un cinco pelado. Mi psicólogo dice que tengo principio de estres y de ansiedad además de el autoestima bajo, con esto, el me manda escribir los malos pensamientos, trabaja conmigo la ansiedad, me manda hacer deporte y ejercicios de relajación, además me ha mandado distintas lecturas: tus zonas erróneas, la asertividad la expresión de una sana autoestima, el monje que vendió su ferrari, el arte de no amargarse la vida, de momento. Pero yo me pregunto, es esto suficiente, con esto se consigue ser un estudiante de primera, sacaré diezes en mi oposición y mejoraré en cualquier estudio que me proponga, hay gente que en todo saca 9 o 10, por qué. También mi psicólogo me dio pautas para cambiar mi letra y es verdad que he mejorado mucho, pero no creo que sea suficiente, mi letra que parece de un niño pequeño no creo le puede gustar a ningún tribunal, ¿se puede cambiar la letra por completo?, gracias espero me pueda usted aconsejar y ayudar. Una última cosa, ¿que diferencia un estudiante mediocre de un estudiante de sobresaliente?, mi psicólogo dice que ninguna. Me gustaría mucho ser un estudidante normal, si estudio 5 horas pues sacar un 5 por ejemplo, si estudio más horas pues sacar más notas, aunque esto siempre es relativo. Sólo quiero llegar a objetivos y que valga la pena tanto esfuerzo y trabajo.

     
    • ateneapsicologia

      Antonio, en primer lugar agradecerte la confianza depositada en este blog, por compartir tu preocupación. De acuerdo al diagnóstico que hace tu Psicólogo acerca de que tienes estrés, ansiedad y baja autoestima es normal que trabaje contigo estos aspectos.
      En el rendimiento académico influyen además de las habilidades innatas que tengas, las prácticas que hagas y el tiempo que cada persona necesita dedicarle a una materia para asimilarla que es diferente de unas personas a otras. Por otra parte influyen notablemente la ansiedad y los pensamientos negativos. Mientras estamos ansiosos estamos enfocados en muestra preocupación y nos abordan pensamientos negativos del tipo “eres un desastre”, “nunca vas a aprobar”, etc, centramos nuestra atención en ello y nos desconcentramos. Por este motivo aunque dos personas tengan la misma capacidad una deberá dedicar más tiempo para aprender el mismo contenido que otra porque la ansiedad y los pensamientos negativos están interfiriendo en su atención. Por último influye también mucho la motivación que tengamos, si es una materia que nos resulta aburrida o no comprendemos bien será más complicado aprenderla que si es algo que nos interesa o es facil de comprender.
      Espero haber contestado a tus dudas, ¡mucha suerte!
      Un saludo.

       

Deja un comentario


+ 4 = diez